“El sueño más real de mi vida”

Fue un suspiro de amor o tal vez de nostalgia, tal vez fue un suspiro de melancolía o solo fue un suspiro fruto de la naturaleza de mi cuerpo y es que a pesar de dormir de una manera tranquila ayer, fue diferente a todas aquellas noches cuando aún no te superaba, la noche de ayer fue distinta…

Distinta en el sentido de mis sueños, nunca te soñé, siempre te recordaba cuando estaba despierto, siempre hice versos en tu honor a luz de la luna cuando el mundo dormía, nunca te soñé porque mi dolor era real, era tan puro como la cocaína que con una sola dosis podía mantenerme despierto por días escribiendo cada poema, cada palabra que salía del puño de mi mano débil, triste, cansada y demasiado herida por los golpes a la pared por la falta de tu presencia.

Ayer fue un sueño muy real que te puedo jurar que no soñé, que estaba despierto y todo lo que paso fue real, que estabas ahí y yo también, platicamos sobre nosotros, hablábamos como si fuese la primera cita y tu me liberabas, tu me cortabas las cadenas que tanto me lastimaban el pecho por culpa de tu amor.

Sentía como mi cuerpo flotaba, como estaba despierto pero tu no me dejabas abrir los ojos, tú seguías hablando sobre mí y me recitabas un sin fin de versos que escribí para ti y fue así como me diste las gracias por todo y que por fin me dabas la libertad, por fin me dabas la oportunidad de ser feliz con alguien más y yo con una cara de estupefacto sin decir nada solo flotaba entre las nubes, volaba muy alto y poco a poco te desvaneciste, poco a poco desapareciste de mi sueño, sentí como el corazón latía a mil por hora, sentí como mi alma recuperaba la vida, sentí como mis poemas empezaban a tener sentido y que todas las lágrimas que llore en tu nombre cicatrizaron mi pecho, cerraron el ciclo de nuestra historia y mi alma empezaba a alejarse de la tuya.

No te puedo negar que aún sigo sorprendido del porqué te soñé, después de tantos meses luchando contra tu recuerdo logré salir del abismo en el cuál me hundí por muchas razones y la más importante fuiste tú.

Es extraño como después de tanto tiempo apareciste y por fin me liberaste, por fin me dejaste ser libre y si alguna vez te hice daño créeme que he pagado lo justo y es por eso que te metiste en mis sueños, me tocaste el alma, sanaste mis heridas y mataste mis demonios.

Ahora que desperté del sueño más real que haya sentido en toda la existencia de mi vida, siento una especia de paz en mi pecho, siento como si el Sol cambió de color, siento como las nubes se ven más hermosas, siento muchas cosas y cada suspiro que entra en mi cuerpo ahora esta lleno de alegría que me genera una sonrisa porque aunque no te olvidaré nunca ahora puedo guardar el recuerdo donde siempre tuvo que haber estado, en el pasado y ahí se quedará.

Y solo me queda agradecerte por darme la paz que necesitaba y poder así continuar con mi camino en este hermoso planeta lleno de vida, amor, paz y felicidad.

 

Ernesto Cosme.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s