“Mi soledad y yo”

El tiempo pasó y la inspiración no llegaba, tal vez fue la luna que no deslumbro demasiado como aquellas noches cuando fumaba y veía como el humo se elevaba por las bellas nubes, ha sido imposible hablar conmigo mismo, estar sentado y cerrar los ojos esperando que la iluminación llegue a mi mente, que la luz encienda la llama de mi alma y me de la voluntad necesaria para escribir como los dioses.

Tal vez la melancolía en la vida de un escritor no es el ingrediente principal para fortalecer la relación entre la imaginación y la realidad, volver realidad cada verso dedicado a una mujer, cada poema dedicado a la vida, cada palabra que idolatra a la naturaleza parece sencillo pero no es así, se debe buscar, hurgar, excavar día a día el interior, poner a trabajar la creatividad hasta ganarle al tiempo, vivir demasiado rápido sin miedo a caer, disfrutar el golpe y levantarse como los grandes de la historia humana.

La soledad ha sido mi fiel compañera en estas noches de desgracia, confusión, miedo, incertidumbre y un sin fin de sensaciones en el cuerpo, mente y corazón pero he librado una vez más estas malditas ganar de transformarme en aire y volar por el mundo en cada rincón que siempre soñé, una vez más he librado la batalla interna entre quedarme parado viendo como el mundo gira imaginando que todo caerá del cielo, la inspiración se desvaneció por meses cuando entre en una depresión por querer encontrar la felicidad en otro ser humano.

Fue ahí cuando la soledad con su manto me tapo del frío, elevo mi mente y la dejo en blanco, me llevo a nuevos horizontes donde flotaba relajado de la vida observando como el tiempo pareciera insignificante y cuando volví a tener noción de mi existencia supe que posiblemente si me transformará en aire no recordaría todo lo que encuentre en el trayecto y peor aún no habría manera de plasmar los acontecimientos como lo estoy haciendo ahora.

Todo tiene sentido cuando el amor propio es más fuerte que el amor hacía otro ser humano, el complemento, nuestra media naranja, nuestra otra mitad, etc.

La soledad iluminó mi creatividad, me dio la fuerza necesaria para seguir caminando y aunque sé que los pasos son como de un bebé empezando a sentir la firmeza de la tierra…

Estoy seguro que llegaré a un lugar donde mi soledad tenga preparado un lugar especial para reposar mi cuerpo y mirar al cielo viendo como mis palabras flotan formando todos aquellos versos, poemas, canciones, escritos que dejaré en este pequeño rincón para algún turista que quiera curar su alma.

 

Ernesto Cosme.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s